No es sólo por cuestión de dinero

El proceso de manufactura de Apple y otros electrónicos ha llamado en días recientes la atención, y ha generado discusión sobre la vida de los trabajadores chinos en plantas que hacen iPhones en China: de 12 a 16 horas de jornada laboral, paga de 1 dólar por hora o menos, y dormitorios de 15 camas. Lo primero que viene a la mente es que las manufactureras se mueven a China por cuestions de dinero, pero hay más detrás.

Naturalmente el bajo costo es un factor importante por el cual varias empresas escogen China para establecer sus plantas. El costo de hacer un iPhone en Estados Unidos sería 65 dólares más que hacerlo en China, donde se estima que tiene un costo de 8 dólares. Aún suponiendo que la planta se transfiriera a Estados Unidos, Apple seguiría ganando, aunque con un menor margen (si el precio promedio de un iPhone es de 600 dólares, y el margen de ganancia es del 40%, el promedio de ganancia por cada iPhone vendido es de 250 dólares).

Pero hay más razones detrás. En un artículo publicado por Charles Duhigg y Keith Bradsher en New York Times, se explica que el dinero es sólo un factor de tantos.

¿Por qué se hacen iPhones en China?

  1. La mayoría de los componentes de iPhones y iPads – la cadena de suministro – ahora se producen en China, así que ensamblar los teléfonos en el otro lado del mundo crea grandes retos logísticos. También reduce la flexibilidad y habilidad de cambiar fácilmente de un proveedor o productor de componentes a otro.
  2. Las fábricas chinas ahora son por mucho más grandes y ágiles que las de Estados Unidos. Pueden contratar (y despedir) a decenas de miles de empleados prácticamente de la noche a la mañana. Ya que muchos de sus empleados viven en el lugar, también pueden presionarlos a trabajar instantáneamente. Y pueden cambiar las prácticas de producción y velocidades extremadamente rápido.
  3. China ahora tiene una cantidad mayor de ingenieros adecuadamente calificados que Estados Unidos, gente con habilidades técnicas necesarias para fabricar dispositivos complejos pero no con tanto profesionalismo como para que su costo sea elevado.
  4. Por último, la mano de obra china está mucho más hambrienta y es mucho más frugal que sus contrapartes estadounidenses.
CEO de Apple Tim Cook
El CEO de Apple Tim Cook en una planta de Foxconn, el mayor proveedor de Apple en China.

En este último punto, Duhigg y Bradsher cuentan la historia de Eric Saragoza, un ingeniero que comenzó trabajando para una planta de Apple cerca de Sacramento en 1995. La planta fabricaba Macs, y por algunos años, Saragoza ganaba 50 mil dólares al año, pudo casarse, tener hijos, y comprar una casa con piscina.

Sin embargo, Apple comenzó a mandar esos trabajos al extranjero, ya que los costos de manufactura para hacer iPhones en China eran mucho menores. Lo más importante es que esta reducción de costos no era sólo por los salarios, sino que se encontrarían más cerca de la cadena de suministro, y los empleados estaban dispuestos a trabajar horas extras.

A Saragoza se le solicitó que fuera a trabajar 12 horas al día y que fuera hasta en Sábados. Comprensivamente, Saragoza prefiría pasar el fin de semana con la familia.


El salario de Saragoza era muy elevado para un trabajo no calificado, y no tenía la experiencia y cualidades para ser un gerente senior. En el 2002, su puesto fue eliminado. Apple, mientras tanto, convirtió la planta de Elk Grove en un AppleCare, con empleados del call-center ganando 12 dólares por hora.

Mientras tanto, en Shenzhen una gerente joven llamada Lina Lin coordina la producción de accesorios de Apple para una compañía dentro del ecosistema de Apple. Gana un poco menos que lo que Saragoza hace una década como ingeniero para Apple. Vive en un departamento de poco más de 100 metros cuadrados con su esposo, sus suegros y su hijo. Ahorran un cuarto de su sueldo cada mes.

Asi que, sí, el dinero es parte de por qué se hacen iPhones en China. Pero lo que comenzó hace décadas como un intento de reducir costos ahora ha resultado en un sistema de manufactura de electrónicos que se ha transferido completamente a China. Apple hace iPhones en China y no en Estados Unidos, en otras palabras, porque Estados Unidos ya no es un ecosistema que pueda sostener dicha producción. No hay cadena de suministro, ni mano de obra barata, y no existen ingenieros de nivel medio. Muchos estadounidenses en busca de trabajo todavía esperan regresar a empleos, salarios y estilos de vida que simplemente han desaparecido.