En fechas recientes las autoridades chinas arrestaron a varios hackers responsables de uno de los mayores ataques cibernéticos recientes. Mientras los ataques se vuelven cada vez más sofisticados, China intenta desarrollar una red de comunicaciones inhackeable. La tecnología detrás de esta red es conocida como “criptografía cuántica”.

¿Qué es la criptografía cuántica?

Debido a los grandes pasos que se dan en el desarrollo de supercomputadoras, las claves numéricas deben alargarse periódicamente. Sin embargo, los métodos de encriptación modernos se están volviendo cada vez más vulnerables. También existe el riesgo de que computadoras cuánticas puedan procesar grandes cantidades numéricas rápidamente, haciendo obsoleta la encriptación moderna.

La criptografía cuántica rompe con métodos tradicionales de encriptación. Con esta tecnología se puede mandar un mensaje seguro, primero mandando por separado una clave incrustada en partículas de luz. Después se envía el mensaje encriptado y el receptor puede leerlo con ayuda de dicha clave. La diferencia entre este y otros métodos anteriores es que si se intenta interceptar estas partículas, éstas se alteran o se destruyen. Entonces cualquier intento de hackear el canal de comunicación será detectado fácilmente.

El proyecto se encuentra actualmente en desarrollo en la ciudad de Jinan y ha sido nombrada una piedra angular por medios del estado. Aunque esta tecnología suena novedosa, ya habían otras redes de este tipo desarrolladas en China. El año pasado se lanzó un satélite equipado con esta tecnología para hacer pruebas de comunicación a larga distancia sin cables. También hay una línea de enlace entre Beijing y Shanghai.

China llega tarde a la carrera, pero se pone al corriente

criptografía cuántica

La criptografía cuántica no es nueva, y actualmente China no se encuentra en ventaja con respecto a otros países. Sin embargo, tiene un gran potencial en sus aplicaciones.

El interés por esta tecnología en China tiene un transfondo: El país está tomando el liderazgo en tecnología en áreas que occidente ha dudado invertir.  “Por mucho tiempo, la gente pensó que simplemente no era necesario”, dice el profesor Myungshik Kim del Imperial College de Londres. De acuerdo al académico, la dificultad matemática del sistema de codificación actual era tan alto que no se creyó necesario implementar una nueva tecnología. Además, comentó que nunca había sido claro el mercado comercial para esta tecnología.

Uno de los problemas es que es costoso construir aplicaciones como la red de Jinan. Si no hay un mercado comercial, es difícil atraer inversionistas o gobiernos interesados. Aunque existen redes operando con criptografía cuántica en Europa y Estados Unidos, la mayoría son proyectos de investigación. No tienen una aplicación comercial aún. A diferencia de estos países, el gobierno chino apoya con fondos y mano de obra este tipo de proyectos.

Creando un mercado

El apoyo al desarrollo de investigación en criptografía cuántica significa que el gobierno está interesado en desarrollar aplicaciones que vuelvan al internet más seguro. También están apostando que este tipo de tecnología puede ser después vendido a otros países.

No está claro si la comunicación cuántica reemplazará a la encriptación tradicional. Aún así es considerada por muchos uno de los candidatos líderes. Mientras tanto, China es uno de los países líderes que está experimentando con aplicaciones reales.

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Actualmente es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.