Zhang Wen ha sido denunciado por acoso sexual

En semanas anteriores, varias acusaciones de acoso sexual y asalto han explotado en los medios, creando una nueva ola de #MeToo en redes sociales.

Zhang Wen, acusado de acoso sexual
Zhang Wen se defendió de las acusaciones en WeChat

En un artículo anterior hablamos de por qué #MeToo no había llegado a China. En días recientes, sin embargo, varios acontecimientos han permitido que el movimiento tenga un nuevo respiro, y esta vez parece haber generado un mayor impacto.

Hace dos meses, Zhang Wen, un famoso periodista, fue acusado de asalto sexual. En un artículo titulado “Zhang Wen, detén lo que estás haciendo” publicado en WeChat y Weibo, el editor de China Newsweek fue denunciado por asaltar sexualmente a la autora, una abogada de 27 años que utilizó un pseudónimo. Él negó las acusaciones diciendo que estaba siendo inculpado. Además, Zhang afirmó que la autora tenía varios novios antes que él, y que en varias ocasiones le había mandado mensajes sugestivos. Otras cinco mujeres salieron a la luz y lo acusaron de los mismos cargos, entre ellas Jiang Fangzhou, una conocida escritora, haciendo que el público volviera a poner atención en el tema de acoso.

El acoso sexual existe en otras instituciones también

Anteriormente el epicentro de las acusaciones fueron las instituciones educativas. Durante la primera ola de #MeToo, decenas de estudiantes relataron su experiencia de acoso de parte de profesores. Ahora, el movimiento se ha dispersado a otras áreas, como salud pública, medios e incluso instituciones caritativas.

Jiang Fangzhou respondió a la defensa de Wen Zhang
Jiang Fangzhou respondió a la defensa de Wen Zhang

Ahora parece que varios testimonios aparecen por todos lados, y varios personajes de la escena pública ahora están siendo acusados, pero también han comenzado a brotar testimonios en otras instituciones. Lei Chuang, un famoso filántropo, fue acusado de asaltar a una mujer con la que había trabajado en el 2015. Después admitió públicamente su error y consideró entregarse a las autoridades, pero aseguró que estaba en una relación romántica con la mujer cuando ocurrió el evento, cosa que ella negó. Otra mujer lo acusó nuevamente de acoso sexual. La policía se encuentra ahora investigando el caso.

Feng Yongfeng, otro filántropo, ha sido acusado por varias mujeres de acoso sexual, asalto, violación e incluso amenazas de muerte. Feng culpó al alcohol por su conducta -una excusa a la que muchos recurren para justificar su conducta. Zhang Wen afirmó que es normal que la gente se abrace mientras toman. Su comentario provocó la ira de varios internautas. Actualmente Zhang Wen está solicitando una visa estadounidense, y varios usuarios de internet están llamando a un boicot en la embajada de Estados Unidos en Beijing.

Steffi (pseudónimo) acusó a Pan Xueguang, director de The Poem for You después de ser invitada en numerosas ocasiones para encontrarse fuera del trabajo. Pan había despedido anteriormente a una empleada que denunció su conducta. De acuerdo al testimonio de Steffi, no existen mecanismos para reportar instancias de acoso sexual en la compañía, y cuando había problemas, la empleada era despedida. En su publicación, Steffi añade capturas de pantalla de conversaciones como evidencia. Pan Xueguang dijo que demandará a Steffi por difamación.

Hasta el jueves de la semana pasada, las discusiones en torno a #MeToo han alcanzado 70 millones de vistas en Weibo antes de que el contenido sea eliminado.

Razones por las que #MeToo ha tardado en difundirse en China

Línea de tiempo de denuncias por acoso sexual desde el 2014.
Línea de tiempo de denuncias por acoso sexual desde el 2014. Fuente: Sixth Tone.

El mismo día que Steffi publicó el artículo en Weibo, la revista Portrait lanzó una encuesta sobre acoso sexual y asalto. En 25 horas, 1,724 personas respondieron. Una mujer narró que fue acosada por sus primos durante su infancia. Un hombre dijo que su padre solía pegársele y besarlo. Una estudiante contó que su tutor la acosó sexualmente por 5 años, y los padres sabían de su conducta, pero prefirieron callar para no manchar su reputación. Sólo 20 encuestados dijeron haber reportado lo sucedido a la policía.

Como se mencionó en el artículo anterior, el aparato de censura ha jugado un rol importante en la lentitud con la que el movimiento generó inercia. Otro elemento importante es la falta de educación en materia de derechos, y los internautas chinos apenas están creando conciencia sobre cómo proteger sus derechos.

Otro motivo por el que #MeToo tardó en tomar tracción es el peso que deben cargar las mujeres una vez que hacen una denuncia pública. La escritora taiwanesa Fang Siqi, autora de First Love Paradise, relata en su novela su experiencia al ser atraída y violada por su tutor a la edad de 15. Dos meses después de la publicación del libro, la autora se suicidó por la presión pública. Taiwán ha corregido la legislación sobre la contratación de tutores y ha establecido canales de denuncia de accoso a un mes de su muerte.

Muchas veces, las víctimas de acoso dudan al denunciar, ya que existen varias deficiencias en el sistema legal que impiden que las acusaciones desemboquen en una condena. El tema de acoso sexual es relativamente nuevo en el derecho chino. El primer reporte de su tipo apenas ocurrió en el 2001, cuando una empleada de una empresa pública acusó al gerente de manosearla y ofrecerle un mejor puesto a cambio de sexo. El fallo determinó que el acusado era inocente a falta de suficiente evidencia.