princesa Pingyang, representación en un drama de época.

Formó un ejército, formó una alianza con otros caciques y volvió a varios oficiales en contra del Emperador Sui. ¿Quién fue la princesa Pingyang?

La dinastía Sui (589-618 D. de C.) no fue un punto brillante en la historia de China. El primer emperador de la dinastía, Wen (541-605) reunificó a China después de cuatro siglos de discordias internas, pero el segundo emperador, Yang (596-618) dejó mucho que desear. Yang, un tirano ambicioso que se cree que ganó el trono al envenenar a su padre, comenzó un reinado de crueldad que hizo que se ganara la antipatía del pueblo.

Yang se comprometió a una cantidad enorme de proyectos de construcción, entre ellos el Gran Canal y la reconstrucción de la Gran Muralla son los más famosos. Ambos proyectos fueron comprados y pagados con sangre –la sangre de 6 millones de campesinos. Además de esto, de sus incursiones fallidas a Corea y Vietnam ganaron el odio de la gente. Pero para cada Goliath hay un David.

ilustraciones de la princesa Pingyang

Pingyang (平阳, en este entonces todavía no era una princesa) fue la tercera hija de Li Yuan, un general exitoso en la armada del emperador Yang. Fue tan exitoso, que el emperador, temiendo una insurrección, lo mandó a ejecutar. Li respondió declarando una rebelión contra Yang.

Esto presentaba un problema para Pingyang: Mientras su padre estaba lejos de la capital, ella (junto con su esposo, Cai Shao) todavía vivían en la capital, junto con otras personas leales al emperador. Al darse cuenta de que necesitaban huir, Pingyang y su esposo tomaron caminos separados para evitar atraer la atención.

En esta época, China se encontraba en un estado de guerra. El país estaba movilizado por caciques y bandidos. Cuando Pingyang escogió escapar a solas, tomó una decisión valiente, y el hecho de que llegara a casa ilesa es por sí mismo un acto heróico. Pero Pingyang no se detuvo ahí. Lejos de eso, decidió que debía derrocar al emperador.

La región alrededor de su hogar sufría de una sequía, la cual trajo hambre. Pingyang decidió abrir sus tiendas de comida para la gente hambrienta, y aquellos de mejor salud aceptaron pelear con ella. Así comenzó la “armada de la dama” (娘子军).

Después de vender todo lo que su familia tenía, Pingyang emprendió un viaje para aliarse con otros rebeldes. Su método siempre fue el mismo: Primero le ofrecía al líder una posición oficial en la armada. Si eso no funcionaba, trataba de comprarlos con comida o dinero. En ese momento la mayoría aceptaban, pero si se rehusaban, Pingyang acudía al último recurso: Destruirlos en el campo de batalla y ofrecerle a los sobrevivientes unirse o morir.

Para poner todas estas cosas en perspectiva, tomen en cuenta que no sólo se trataba de una mujer en la China antigua, sino que estaba haciendo todo esto a la joven edad de 20. Llamar la atención de caciques veteranos a esta corta edad es algo digno de admirar. Hacer que los caciques se unieran a su causa es impresionante.

princesa Pingyang en la cultura popular

Aún más increíble fue cómo logró ejercer control sobre su ejército. Pingyang mantuvo a los hombres a raya, asegurándose que en cada aldea que conquistaban, ningún aldeano fuera atacado. En contraste, casi cualquier otra armada de su época ejercía una política estricta de violaciones y saqueos. Muchos aldeanos también preferían la forma de actuar de Pingyang, quien con su llegada ofrecía alimentos.

Con 70 mil hombres a sus espaldas, Pingyang marchó a lo largo de China. Para este punto en la historia, el emperador Yang se había dado cuenta que debía tomarla como una amenaza seria, así que mandó a sus fuerzas a luchar.

Pingyang unió sus fuerzas con Cai Shao, y las tropas marcharon victoriosas por encima del ejército del emperador Yang (quien valientemente pasó la guerra resguardado por su séquito de mujeres). Tras su huída, murió a manos de sus propios soldados (literalmente, estrangulado con su propia bufanda).

La derrota del emperador Yang marcó el fin de la dinastía Sui. Li Yuan, el padre de Pingyang, ascendió al trono, dando inicio a la dinastía Tang, considerada la era dorada en la historia de China.

Muerte de Pingyang

Parece ser que después de que su padre ascendiera al trono, Pingyang llevó una vida pacífica. Murió en el año 623. Su padre (bajo el nombre de Emperador Gaozu) ordenó un funeral militar, digno de un general. Los oficiales del ministerio de ritos protestaron, ya que los funerales para mujeres no debían ser acompañados de una banda militar, a lo que Gaozu respondió: “Como saben, la princesa reunió un ejército que nos ayudó a derrocar a la dinastía Sui. Participó en muchas batallas, y su ayuda fue decisiva en la fundación de la dinastía Tang. No era una mujer ordinaria.”

Fuente