Enviar un correo en China puede ser una experiencia frustrante por una simple razón: En raras ocasiones se recibe una respuesta.

En Occidente, es más probable que se pasen por alto los correos electrónicos porque quedan enterrados bajo otros correos.

En China, sin embargo, el concepto parece ser completamente ignorado, ya sea en los negocios o en la vida personal.

Y hay una razón para esto, una que está enredada en la historia de internet de China y el auge de las compañías tecnológicas chinas.

Los primeros años de internet de China

Correo en China
Correo en China @napzphoto para Unsplash

A comienzos del milenio, el correo electrónico ya se había convertido en un lugar común en Occidente. Tener una dirección de correo electrónico era una expectativa social como tener un número de teléfono.

Y cuando el correo electrónico celebró su 30 aniversario en 2001, casi todas las empresas tenían una dirección de correo electrónico.

Al mismo tiempo, según el Banco Mundial, menos del 3 por ciento de la población de China usaba internet, y muchos de ellos ni siquiera tenían conexiones en casa, por lo que tenían que ir a cibercafés para conectarse.

“Un factor fue que desde muy temprano en la adopción de Internet en China, estuvo dominado por gente muy joven, muchos de los cuales no trabajaban en entornos administrativos”, dice Kaiser Kuo, ex director de comunicaciones internacionales del motor de búsqueda chino Baidu y ahora editor general en SupChina. “Su principal atractivo en internet no era la productividad. Estaban más centrados en sus posibilidades sociales “.

En 1999, una pequeña empresa de tecnología en China, Tencent, decidió destronar a la popular plataforma de mensajería de escritorio ICQ y creó QQ.

QQ demostró ser popular, y pronto la mensajería se convirtió en el modo preferido de comunicación en los cibercafés y entre los hogares con computadoras.

Los usuarios de Internet esencialmente se saltaron el correo en China y se dirigieron directamente a la mensajería.

El surgimiento de WeChat

Wechat
WeChat cambió las reglas del juego. Imagen: Macau Photo Agency para Unsplash

En 2011, Tencent lanzó una aplicación de mensajería que cambiaría por completo el juego en la escena tecnológica de China e impulsaría a la compañía a ser una de las más grandes del mundo.

WeChat, o Weixin como se le conoce en China, suplantó rápidamente a QQ como la forma más popular de comunicarse en el país. Ahora hay más de mil millones de usuarios activos diarios, casi toda la población del país.

La ubicuidad de WeChat significa que la mayoría de las personas lo usan tanto para el trabajo como para la vida personal.

Una ex trabajadora del gobierno dice que nunca se molestó en enviar correos electrónicos a otras instituciones públicas porque sabía que no tendrían respuesta.

En cambio, muchas de estas organizaciones se comunican con cuentas oficiales de WeChat o mediante otras plataformas de mensajería instantánea.

En cuanto a por qué el correo en China nunca se puso al corriente, algunos han citado la inaccesibilidad de la jerga del correo electrónico con sus CC y BCC, mientras que otros han señalado que el uso de direcciones de correo electrónico en inglés es una barrera adicional.

En el aspecto comercial, Kuo señala que no había muchos incentivos para invertir en el desarrollo de productos de correo en China porque las rutas de monetización no eran obvias en ese momento.

Sin embargo, en última instancia, muchos recurren a WeChat simplemente porque es rápido y conveniente, especialmente en entornos de trabajo.

Uno puede enviar imágenes y documentos, y realizar videoconferencias en la aplicación, y son solo algunas de las funciones disponibles.

Líneas borrosas

La exigente cultura laboral de China también juega un papel importante. Algunos dicen que el uso de la mensajería tiene que ver con la falta de procedimientos estandarizados en las empresas chinas en comparación con las occidentales, lo que significa que la división entre la vida personal y profesional es menos estricta.

La mensajería instantánea, entonces, no solo significa conveniencia; También significa estar disponible en todo momento.

Elliott Zaagman, entrenador ejecutivo y anfitrión del podcast de China Tech Investor, cree que está relacionado con la notoria “cultura 996” de la industria tecnológica, refiriéndose a cómo la mayoría de las personas en las empresas tecnológicas chinas trabajan de 9 am a 9 pm, seis días a la semana.

“La prevalencia de emojis, mensajes de voz y comunicación informal se suman a estas relaciones profesionales y personales más flexibles y menos en blanco y negro que a menudo van con el trabajo en China”, dice Zaagman.

Pero, por supuesto, este fenómeno no se limita a China. También está sucediendo en muchas empresas occidentales, donde las plataformas de mensajería como Slack y Microsoft Teams están ganando terreno y desdibujando la línea entre el trabajo y la comunicación personal.

Esto significa que la dependencia del correo electrónico de Occidente también podría desaparecer pronto, para bien o para mal.

Fuente

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Actualmente es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.