abril 22, 2024

La Universidad de Tsinghua lidera en investigación científica

Advertisements

La Universidad de Tsinghua compite a nivel global en ciencias exactas. Pero las ciencias sociales se quedan atrás.

La Universidad de Tsinghua nació de la humillación nacional. Fue fundada después de la Rebelión de los Bóxers, un levantamiento contra los extranjeros a inicios del siglo XX, y después de pagar por las reparaciones a Estados Unidos. Ahora la Universidad de Tsinghua es una de las mayores fuentes de orgullo, ya que compite por premios en investigación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). Del 2013 al 2016 produjo más del 1% de las publicaciones más citadas en matemáticas y computación, y más del 10% de los artículos más citados en STEM, más que otras universidades del mundo, estima Simon Marginson de la Universidad de Oxford. El Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) sigue liderando el 1% superior, pero Tsinghua está en camino de ser la número uno en cinco años o menos, de acuerdo a Marginson.

Advertisements

La Universidad de Tsinghua y la Universidad de Pekín están hechos a la imagen de las universidades occidentales. Ambas son vecinas y rivales, como Oxford y Cambridge. Tsinghua es convencional y práctica, el alma mater de muchos de los líderes de China, incluyendo al actual presidente Xi Jinping, y a su predecesor Hu Jintao. La Universidad de Pekín es hogar de poetas, filósofos y rebeldes; Mao Zedong trabajó en su biblioteca, y la universidad estuvo a la vanguardia de las protestas de Tiananmen en 1989. Como otras universidades chinas, ambas fueron suspendidas durante la Revolución Cultural de Mao en los sesentas y setentas. Facciones rivales de la guardia roja se peleaban por el control de Tsinghua. Pero ambas se recobraron rápidamente. La Universidad de Tsinghua retuvo su inclinación en ciencias y se volvió el principal beneficiario del boom en investigación en STEM.

Arrebato de laureles

Desde 1995, el gobierno central ha hecho esfuerzos innumerables que involucran miles de millones de dólares para convertir las mejores universidades chinas en institutos de clase mundial. Primero vino el proyecto 211, que tenía como objetivo mejorar 100 instituciones para traerlas al siglo XXI. La encarnación más reciente de este esquema es el Double First Class Plan lanzado en el 2015. Su objetivo es fomentar estándares mundiales en dos grupos, uno que consiste en universidades líder y otro que es un grupo de departamentos seleccionados de un rango más grande de instituciones.

Advertisements

El dinero es la palanca. El sistema de financiamiento motiva a universidades a producir investigación de clase superior. Las universidades en cambio les dan a académicos incentivos para hacerlo. Un estudio llevado a cabo por tres investigadores chinos, publicado el año pasado, notó que los pagos para publicar un artículo han aumentado constantemente de 25 dólares desde hace 30 años en la Universidad de Nanjing. Ahora los bonos llegan a ser de 165 mil dólares, 20 veces el salario anual de un académico promedio, si se llega a publicar un artículo en Nature. El sistema ha respondido. La proporción de artículos de STEM en Scopus, el catálogo más grande de citas y resúmenes, aumentó de 4% en el 2000 a 19% en el 2016, más que la contribución de Estados Unidos.

La Universidad de Tsinghua escoge a los mejores investigadores. Y como la propia China, se beneficia de su tamaño. Los estudiantes de doctorado son la fuersa laboral del negocio de la investigación. En el 2017 la universidad dio 1,385 doctorados, comparado con 645 otorgados por el MIT. Pero los números no son la razón detrás del éxito de Tsinghua. Yang Bin, su vicepresidente dice que “el momento más importante en el desarrollo de Tsinghua” fue 1978, cuando Deng Xiaoping dijo que china mandaría un mayor número de estudiantes al extranjero. “Necesitamos mandar decenas de miles,” dijo Deng. “Es una de las formas clave de mejorar nuestro nivel de educación científica.” Los oficiales se preocupaban de que pocos regresarían, pero Deng insistió que lo harían. Y estaba en lo correcto.

Advertisements

Cuarenta años después, la Universidad de Tsinghua y otras universidades superiores en China se están llevando los premios. El flujo de gente altamente capacitada que regresa está ganando tracción. El gobierno da recursos extra para atraerlos. Tsinghua no puede ofrecere lo mismo que otras universidades estadounidenses, pero puede ofrecer salarios de seis dígitos, y la oportunidad a padres jóvenes de traer a sus hijos a su propia cultura. Qian Yingyi (decano de la escuela de economía y administración en Columbia, Yale, Harvard, Stanford, Berkeley y subsecuentemente de Tsinghua) y Shi Yigong (decano del departamento de ciencias biológicas en Tsinghua, anteriormente en John Hopkins y Princeton) son de las estrellas más notorias que han regresado para transformar la universidad. “Estos intelectuales desempeñaron un papel muy importante en cambiar todo el entorno y subir los estándares,” deijo Yang.

graduandos de la Universidad de Tsinghua

Las reformas en el personal adminsitrativo también han ayudado. En el 2012, la escuela de la que era decano Qian reemplazó el sistema de personal dominado por contactos personales e influencias políticas con un estilo estadounidense de tenencia: Seis años en investigación, una revisión del rendimiento basado principalmente en sus publicaciones, seguido de una contratación permanente o un despido. Esta aproximación se diseminó en el resto de la universidad. Como resultado, dice Yang, “la gente trabaja arduamente aquí: Las luces están prendidas toda la noche, la gente trabaja hasta en fines de semana”, esperando escribir artículos en revistas líderes. La velocidad en la que sus esfuerzos han impulsado a la Universidad de Tsinghua a una de las posiciones superiores es impresionante. Del 2006 al 2009 la universidad tenía la posición número 66 en la tabla en materia de matemáticas y computación. Ahora está hasta arriba.

Advertisements

Pero hay preocupación en la dirección que está tomando Tsinghua, particularmente entre los ingenieros que solían dominar la universidad. Las habilidades aplicadas han desempeñado un papel crucial en la modernización de China, pero debido a que producen relativamente poca investigación teórica innovadora, han perdido el control en el nuevo régimen. Los ingenieros se quejan de que batallan para obtener financiamiento o promoción, y que el enfoque en investigación ignora su contribución a la sociedad.

Otros creen que la universidad no es lo suficientemente innovadora aún. “Muchos japoneses han ganado premios Nobel,” dice Yang. “La gente dice: ¿Por qué no China?” China continental sólo ha ganado un premio Nobel en ciencias: Tu Youyou en 1970 por descubrir una droga anti malaria. Japón tiene 23, Estados Unidos tiene 282. Yang cree que la presión por publicar es problemática. “Es bueno para resultados a corto plazo, pero no para los grandes esquemas, para pensamiento no ortodoxo. Mucha gente tiene la actitud de borregos. No son lo suficientemente emprendedores. Les digo: Comiencen en un área nueva. No se preocupen por el reconocimiento de sus colegas. Arriésguense en toda su carrera profesional.”

puerta de la Universidad de Tsinghua

Persuadir a los investigadores a pensar radicalmente en lugar de incrementalmente significaría cambiar la forma en la que el sistema los motiva.

Y mientras las universidades arremeten en la tabla de ciencias exactas, parece menos probable que triunfen en ciencias sociales. Un problema es el lenguaje. Todas las revistas más importantes son publicadas en inglés. Esto importa menos para las ciencias exactas que se comunican principalmente mediante símbolos, que para las ciencias sociales que utilizan más la palabra. Un departamento académico de educación en la Universidad de Tsinghua dice que los científicos sociales chinos se quejan de que sus mejores ideas son difíciles de traducir. “Escribir artículos en revistas en inglés es como competir en un examen hecho por occidenet,” dice mientras se lamenta.

Las limitaciones en libertad de expresión, un problema creciente en las universidades, es otra de las razones por las que el triunfo de STEM en China no se contagia a otras disciplinas. en el 2013 el gobierno ordenó a las universidades que siete temas, incluido valores universales, independencia judicial, y errores pasados del partido comunista estaban prohibidos. “En una gran universidad,” dice William Kirby, profesor de sinología en Harvard, “no hay un solo tema que no se pueda discutir, mucho menos siete.”

Fuente

3 thoughts on “La Universidad de Tsinghua lidera en investigación científica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0