Trump impone $US200 mil millones en tarifas

El presidente estadounidense Donald Trump, envalentonado por la fortaleza económica estadounidense y la desaceleración de la economía china, ha escalado la guerra comercial con Beijing el lunes al imponer tarifas con valor de USD 200 mil millones en bienes.

Trump, en un comunicado emitido la tarde del lunes, no mostró ninguna señal de dar marcha atrás a la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo que ha sacudido los mercados financieros, diciendo que estaba preparado para establecer “inmediatamente” las tarifas a otros productos con un valor de US$267 mil millones “si China toma medidas en respuesta contra nuestros agricultores u otras industrias.”

Las tarifas con valor de US$200 mil millones se suma a las tarifas con valor de US$50 mil millones que se impusieron anteriormente este año, lo que significa que casi la mitad de las importaciones chinas a Estados Unidos serán gravadas. La siguiente ola de tarifas, que se espera que entren en vigor el 24 de septiembre, comenzarán en un 10% y aumentarán a 25% el 1 de enero. El aumento progresivo reducirá la carga de consumidores que compren productos de origen chino durante los días festivos en los próximos meses.

“Por meses hemos presionado apra que China cambie sus prácticas injustas, y le hemos dado tratamiento justo y recíproco a las compañías estadounidenses,” dijo Trump. “Hemos sido muy claros sobre el tipo de cambios que deben hacerse, y le hemos dado a China cualquier oportunidad de que nos trate de manera más justa. Pero hasta ahora, China se ha negado a cambiar sus prácticas.”

Las tarifas tienen el objetivo de presionar a China para que cambie prácticas que ha mantenido por mucho tiempo y que Trump dice que dañan a los negocios estadounidenses en un periodo en el que la administración cree tener la ventaja en la disputa comercial. La economía china se está desacelerando, con consumidores conteniéndose en sus gastos, y con gastos en infraestructura desacelerando rápidamente. Se espera que la desaceleración china empeore con las tarifas estadounidenses. Por su parte, Estados Unidos ha continuado con un crecimiento económico robusto, incluyendo la menor tasa de desempleo desde el 2000.

Oficiales de la casa blanca dijeron el lunes que China podría aligerar la carga de las tarifas si accediera a las exigencias de la administración, incluyendo permitirle a las compañías estadounidenses un mayor acceso al mercado chino, y eliminar el requisito de que las compañías estadounideses cedan tecnología valiosa a sus socios chinos. Los oficiales dijeron que Estados Unidos sólo continuaría las negociaciones comerciales si los chinos eran “serios” y estaban dispuestos a ceder en estos temas.

Aunque las tarifas tienen el objetivo de dañar a China, podrían afectar la economía estadounidense y traer dificultades a los consumidores. A diferencia de la primera ronda de tarifas, que tenían el objetivo de minimizar el impacto a los consumidores estadounidenses, esta segunda ola podría aumentar el precio de productos cotidianos, incluyendo electrónicos, alimentos, herramientas y artículos para el hogar.

Menoristas, manufactureros y una amplia gama de negocios han advertido que las nuevas tarifas podrían dañar sus ganancias, empleabilidad y crecimiento. La administración llevó a cabo seis días de audiencias públicas en los US$200 mil millones propuestos, audiencias que fueron dominadas por las compañías que advirtieron que Estados Unidos ya no tenía la capacidad de producir productos alternativos si los productos chinos eran golpeados por las tarifas.

Varios economistas advierten que las tarifas podrían perjudicar al crecimiento económico en los Estados Unidos. Investigadores de Morgan Stanley estiman que la última ronda podría reducir el crecimiento económico este año en 0.1%, sumando otro 0.1 de las tarifas actuales. Es probable que los efectos crezcan si China vuelve a tomar represalias, como lo ha anunciado.

Trump golpea el bloque de Made in China 2025 con el martillo de la Guerra Comercial.
Trump golpea el bloque de Made in China 2025 con el martillo de la Guerra Comercial.

La decisión de Trump escala significativamente una disputa comercial seria que no parece tener fin. Después de meses de negociaciones fallidas, altos funcionarios de China y Estados Unidos habían agendado tentativamente pláticas a finales de este mes para continuar el diálogo. Pero no queda claro si Beijing accederá a las exigencias de Washington.

“Los chinos están furiosos y están redactando su propio plan de pelea. No se quedarán de brazos cruzados,” dijo James Zimmerman, un abogado radicado por mucho tiempo en Beijing, y cuatro veces presidente de la Cámara de Comercio Estadounidense.

Se espera que China tome represalias contra Estados Unidos, y altos funcionarios han advertido que podrían incluso penalizar a compañías estadounidenses que dependen de componentes chinos para sus teléfonos, autos, televisiones y otros productos. El ministro de comercio dijo que estaban dispuestos a imponer tarifas similares por US$60 mil millones al año a productos estadounidenses en respuesta a las amenazas. China se ha puesto a la par de Estados Unidos con las tarifas hasta ahora, pero el número de productos gravables se ha reducido porque, pór muchos años, sólo ha importado un cuarto de lo que exporta a Estados Unidos.

Negocios estadounidenses, que han advertido que las tarifas podrían dañar las ganancias, forzar a recortes en empleo y en algunos casos destruir a compañías, dijeron que los impuestos dañarían a los Estados Unidos más de lo que la administración estima. “Estas tarifas serán pagadas por familias trabajadoras que empujan a nuestra economía,” dijo Jonathan Gold, un vocero de un grupo de negocios que lucha contra las tarifas llamado Tariffs Hurt Heartland. “Las tarifas son impuestos, simple y llanamente. Al escoger unilateralmente aumentar los impuestos de los estadounidenses, el costo de administrar una granja, una fábrica o un negocio crecerá. En muchos casos, estos costos pasarán a las familias estadounidenses.

La industria tecnológica, aunque se ha salvado en algunos productos, dijo que la administración estaba “equivocada” y que dañaría a los consumidores estadounidenses, y con pocos cambios en las prácticas comerciales chinas.

Otro punto en el que las tarifas se enfocan es en detener la política conocida como Made in China 2025, una iniciativa que pretende que la producción china ascienda en la cadena de valor y compita con otras economías desarrolladas.

Fuente