El presidente de Panamá Juan Carlos Varela anunció que el país centroamericano abrirá el diálogo con la República Popular de China. Esto después de cortar relaciones con la República de China con sede en Taiwán. El cese de relaciones representa un golpe para la isla, que cuenta cada vez con menos aliados.

El presidente Varela explica que China es el segundo mayor cliente que hace uso del canal de Panamá. Además, el gobierno ha jugado un rol importante en sectores como banco y telecomunicaciones. El presidente también expresó su gratitud a Taiwán diciendo que había sido un gran amigo.

“Hemos dado un paso histórico”, dijo Varela. “Ambos países optaron por la conexión a un mundo más y más integrado, que cree una nueva era de oportunidades para la relación que comenzamos hoy”.

“Las relaciones sino-panameñas han abierto un nuevo capítulo”, dijo el ministro de relaciones exteriores Wang Yi. Durante la ceremonia, el ministro intercambió palabras con la ministro de relaciones exteriores panameña Isabel de Saint Malo de Alvarado.

“Reconocemos que la República Popular de China es el único gobierno”, dijo Saint Malo. También expresó su deseo de que las relaciones con China lleven a nuevas inversiones en comercio y turismo. El país centroamericano ha sido invitado a participar en la iniciativa del cinturón y la ruta.

Son menos los países que apoyan a Taiwán

Fuente: Bloomberg

Este cambio en la política hace que actualmente sean sólo 20 países los que reconocen al gobierno con sede en Taipei, en lugar de Beijing. Panamá, uno de los aliados diplomáticos más antiguos, puede generar un efecto dominó. Otros países centroamericanos donde la inversión china es fuerte podrían seguirle. También ha habido un acercamiento en las relaciones entre el Vaticano y China. Los países que reconocen al gobierno de Taiwán se encuentran principalmente en Centroamérica, Caribe y Oceanía.