Jin Xing

Jin Xing es anfitriona de un show de televisión que atrae a más de 100 millones de espectadores a la semana, y es abiertamente trans desde hace más de 20 años.

Comparada en muchas ocasiones con Oprah por el contenido de su programa, Jin Xing comenzó su carrera como un prodigio en la danza. Desde los 9 años formó parte de un grupo de baile militar que servía como forma de promoción del partido. Ahí, Jin estudió diferentes disciplinas como ballet, ópera, baile y acrobacia, junto con entrenamiento militar como tiro con armas de fuego y detonación de bombas.

Después de dejar el ejército, Jin fue a Nueva York a estudiar baile, y es ahí donde encontró en la danza una forma de expresar su identidad. Es durante su estancia en Estados Unidos donde comenzó a explorar su orientación y su identidad. “Iba a los bares gay, me reunía con amigos gays, pero no, yo no lo era. Mi sexualidad era femenina. Es entonces que descubrí palabras como transexual y transgénero. Y entonces dije ‘bien, pertenezco a esa pequeña isla’, y entonces comencé a explorar”.

Después de varios años de entrenamiento en Nueva York, de giras y clases en Europa, Jin Xing regresó en 1993 a China. Después de tres años se convirtió en la primera figura pública en cambiar de género en el país. “Vi a doctores en occidente, pero necesitaba regresar a China. Quería estar cerca de mi madre porque la primera vida que ella me dio, me la dio como china. Así que la segunda vez que naciera quería que fuera también en China. Soy china. Puedo vivir en Nueva York, puedo vivir en donde sea, pero soy china”.

Jin Xing en un programa de televisión

Las operaciones de su transición casi le costaban su carrera, pues un paro en el flujo de oxígeno le ocasionó parálisis en una de sus piernas. Esto llevó a Jin al borde del suicidio. Después de mucho trabajo y de extensas terapias físicas pudo volver al escenario, ahora como mujer por primera vez. Desde entonces ha trabajado como jueza en una versión local de So you think you can dance, donde fue apodada Lengua venenosa por sus comentarios mordaces. Hoy en día, Jin Xing es anfitriona de un programa con su nombre, y semanalmente atrae a más de 100 millones de espectadores.

Aunque ser trans no es ilegal en China, el gobierno ha hecho poco para defender los derechos de este grupo. Incluso en un concurso de talentos en el que era juez invitada tuvo que retirarse sin dar explicaciones. Algunas personas asumen que este golpe en su carrera se debió a una obstrucción del gobierno. Sin embargo, el partido también muestra cierta flexibilidad siempre y cuando no se discutan temas políticos al aire.

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.