¿Por qué las compañías chinas se enlistan en el extranjero?

Por muchos años, compañías emergentes chinas, especialmente aquellas en el sector de internet, han contado con capital extranjero. Alibaba y Tencent fueron nutridos con capital de riesgo extranjero, y eventualmente fueron listados fuera de China. Ambas compañías se han vuelto gigantes de clase mundial. El valor de mercado de Alibaba fue de US$495 mil millones, mientras que el de Tencent fue de US$605 mil millones. Como ellas, muchas compañías no realizan sus IPO en China.

Es razonable el sentimiento de orgullo para muchos el éxito de las compañías chinas líderes en tecnología. Pero para la clase política, una pregunta siempre surge: ¿Por qué muchas compañías chinas notables no realizan su IPO en China? Después de todo, la mayoría hacen sus negocios en China. Los inversionistas chinos sin duda están más familiarizados con los modelos de operación, y tienen valuaciones generalmente mayores que otros en mercados de capitales en el extranjero. ¿Por qué no se enlistan cerca de casa? El Doctor Li Wei, investigador de CKGSB, responde.

JD no hizo su IPO en China, sino en NASDAQ
JD en su IPO en NASDAQ

El mayor problema financiero al que se enfrentan las empresas privadas pequeñas y medianas en China es el estado parcial de las reformas financieras, y la falta de canales de financiamiento para los jugadores más eficientes en la economía nacional. En este aspecto, las leyes y regulaciones actuales forzan a potenciales compañías de A-shares a aplicar para su aprobación del IPO en China, y pasan por lo que esencialmente es un proceso de autorización.

Aunque es normal para el mercado de capitales imponer ciertas condiciones a compañías en una etapa anterior al IPO (Oferta Publica Inicial, por sus siglas en inglés), la clave está en los detalles. Por ejemplo, el mercado de valores de Shanghái estipula que una compañía debe haber tenido ganancias netas durante los tres años fiscales anteriores, y tener un ingreso acumulado de 30 millones de yuanes.

Una política que requiere que las compañías generen ganancias antes de salir al público se deja llevar por la suposición de que sólo las compañías rentables son buenas compañías. Los reguladores probablemente lo hacen para darle a los inversionistas “buenos” objetivos de inversión, pero sus acciones son inconsistentes con la lógica del desarrollo corporativo, y hay efectos secundarios obvios.

La idea es que las compañías que cumplen con estándares para aplicar a un IPO en China deben ser compañías maduras con modelos de negocio sólidos. Deben tener flujos de efectivo rentables y positivos, a pesar de la posibilidad de que esto limita su espacio para crecer. También puede alentar a las compañías a que se apresuren sin escrúpulos a enlistarse. No es extraño ver compañías de A-shares que están enlistadas que hacen lo que sea para maquillar su rendimiento para calificar en el mercado de acciones chino. Compañías recién enlistadas pueden verse totalmente diferentes que antes de aplicar.

En contraste, nuevas compañías pueden estar en un periodo de rápido crecimiento, ya sea invirtiendo para captar una mayor cuota de mercado, o virtiendo sus energías en Investigación y Desarrollo para establecer una ventaja competitiva. Dichas compañías frecuentemente producen menos, gastan más, y tienen pérdidas operativas o flujos de efectivo negativos. Sin embargo, estas compañías tienen un espacio considerable para crecer y tienen un alto potencial de rentabilidad a futuro.

Un ejemplo típico de esto es JD.com, enlistada en Estados Unidos. Del 2011 al 2017, JD.com generaba pérdidas año con año, mientras que sus ganancias de operación crecieron rápidamente. En el 2011, generó aproximadamente US$3.4 mil millones, y para el 2017 ya estaba generando la masiva cantidad de US$55.5 mil millones. El rápido crecimiento en ganancias de JD.com hizo que obtuviera el reconocimiento de los mercados de capitales en Estados Unidos, llevándolo a enlistarse exitosamente en el NASDAQ en el 2014.

Si una compañía ya está generando ganancias, ¿para qué pagariá para acceder a financiamientos del mercado? ¿No sería mejor que usara sus propios fondos si los tuvieran?

Una de las razones importantes por las que muchas compañías chinas no registran su IPO en China es porque los mercados de capitales operan un sistema de registro. Siempre y cuando la información publicada por las compañías que aplican a un IPO sean generalmente precisas, pueden calificar en la lista. Si una compañía puede salir al público o no depende de si puede juntar un número suficiente de inversionistas.

Esto significa que las compañías de IPO no necesitan falisificar datos o maquillar su rendimiento, siempre y cuando puedan convencer a los inversionistas de que acepten su modelo de negocio y puedan negociar un precio razonable por acción. Vemos un número significativo de compañías chinas enlistándose en el extranjero, al punto de que son altamente buscadas por inversionistas.

De hecho, deberíamos considerar que enlistarse es un proceso muy costoso. Involucra preparación profesional de parte de contadores, abogados y compañías de acciones, todo ello muy costoso. Si una compañía ya está generando ganancias, ¿para qué pagariá para acceder a financiamientos del mercado? ¿No sería mejor que usara sus propios fondos si los tuvieran? Desde el punto de vista operativo, es precisamente las compañías que “pierden dinero” las que necesitan financiamiento. Desde este punto de vista, las A-shares demuestran la incongruencia en la asignación de recursos.

Las finanzas son el corazón palpitante de la economía moderna. Su rol en asignar fondos a los sectores más eficientes ayuda a que la economía se desarrolle mejor y más rápido. Si aquellos que obtienen financiamiento no son las compañías más eficientes, y las compañías más eficientes carecen de dinero, entonces los mercados de capitales chinos definitivamente necesitan de una reforma.

Jack Ma en el IPO de Alibaba en el New York Stock Exchange
Jack Ma en el IPO de Alibaba en el New York Stock Exchange

A lo largo de los años, varios comentadores perspicaces han apelado a que los mercados de capitales chinos se muevan de un sistema de aprobación a uno de registro. Desafortunadamente tenemos que seguir esperando para que ocurra. De acuerdo a reportes de los medios, el original es que el mercado de A-shares comenzara el sistema de registro en febrero 28 del 2018. Sin embargo, el 23 de febrero, el director de la Comisión de Acciones y Futuros Liu Shiyu sugirió que la implementación de una reforma relevante se pospondrá dos años hasta febrero del 2020. El 29 de febrero, la propuesta fue aprobada, lo que significa que la reforma del sistema de registro está lejos. 

En respuesta, Wu Xiaoling, antigua directora del Banco Central, y directora del Comité Financiero y Económico del Congreso Nacional Popular expresó su decepción y expresó que no era necesario posponers la reforma del IPO en China.

Fuente