Relaciones amorosas internacionales, la acción de un equipo de SWAT y corrupción son algunos de los temas que aparecen en En el nombre del pueblo (人民的名义), una serie original china que comenzó su transmisión a finales de marzo y que se ha convertido automáticamente en un éxito.

La serie se sitúa en la ciudad ficticia de Handong (汉东) y se centra en el detective Hou Liangping (侯亮平) y su equipo de lucha anticorrupción. El debut coincide con un periodo en el que el gobierno ha hecho esfuerzos para acabar con la corrupción dentro del partido, y no es coincidencia que haya recibido financiamiento de la Procuraduría Popular Suprema, la mayor agencia de investigación. La serie ha sido comparada por muchos con House of Cards, que también fue bien recibida por las audiencias chinas.

El director Li Lu (李路) comentó que por medio de la serie quería transmitir a la audiencia el lado humano de la lucha contra la corrupción. De acuerdo a Li, había una necesidad de reflejar la realidad y las series que abordaban el tema evitaban profundizar en él, o fallaban en describirla con claridad. La CCTV ya había experimentado con el tema de corrupción con otra serie llamada Siempre en el camino (永远在路上), en la que se entrevistan a altos miembros del partido que fueron procesados y arrestados. Por medio de la serie se les daba la oportunidad de narrar sus crímenes en primera persona.

En el nombre del pueblo ha recibido el apoyo de las generaciones más jóvenes. En el sitio de videos Douban la serie recibió una puntuación de 9.0 en su primer episodio, y para el cuarto episodio subió a 9.1 puntos. La serie ha sido reproducida más de 220 millones de veces. Sin embargo, no todos la han recibido con el mismo entusiasmo. Grupos feministas dentro de China han criticado a la serie por repetir estereotipos de la mujer; las personajes que aparecen en la serie son una empleada desorganizada, una esposa obediente y una mujer de negocios que se acuesta con sus colegas para subir en la jerarquía.

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Actualmente es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.