Vargas y Wang Yi abrazándose