Desde hace algunas semanas, fuerzas indias y chinas se encuentran en la triple frontera entre China, India y Bután. China defiende que Donglang, la región en disputa, le pertenece. India no reclama esa porción de tierra como suya, sino que se la atribuye a Bután, su aliado.

El gobierno chino emitió en China Daily un comunicado diciendo que “mientras más tiempo se quede el ejército indio en la región de Sikkim [frontera con Bután], menos espacio habrá para poner fin a la crisis de manera pacífica”. En el mismo artículo del portavoz del gobierno recordó un incidente similar en 1962. En ese entonces una disputa fronteriza concluyó en el retiro de tropas indias:

Hasta ahora, China ha ejercido el mayor control y está intentando resolver la situación de forma pacífica. Sin embargo, esto no debe ser malinterpretado como señal de debilidad, ya que podría llevar a hacer un peligroso error de cálculo. [India] debería estar consciente que China tiene tanto los medios necesarios como la voluntad para salvaguardar su integridad territorial.

Aunque para 1962 ambos países contaban con la misma capacidad armamentista, hoy en día China cuenta con un ejército mejor preparado. La inversión anual en defensa en China es de 215 mil millones de dólares. En India es de tan sólo 56 mil millones.

India y China: El fin de un romance

En fechas recientes parecía haber una aproximación entre ambos países. India se unió a la Organización de Cooperación de Shanghai al mismo tiempo que Pakistán; El gobierno había mostrado interés en involucrarse en la iniciativa del cinturón y la ruta; Incluso los presidentes de ambos países se reunieron en una junta informal de los BRICS durante el G20 en Hamburgo.

Sin embargo, tras los roces que han tenido por la intervención de India en la frontera de Donglang, Narendra Modi se rehusó a asistir a la primera cumbre de la iniciativa del cinturón y la ruta. Asimismo, Bután se abstuvo de participar. Al parecer su ausencia se debió a presiones de India.

¿Tiene India un motivo oculto para intervenir en Donglang?

Aunque India y Bután son aliados históricos, hay motivos para pensar que la intervención de India en Donglang se debe a intereses propios, más que por defendera Bután. China Daily afirma que dicha incursión “se origina en un sentimiento infundado de inseguridad y miedo a perder la influencia regional ante China”.

Mapa de la triple frontera entre China, India y Bután. La región en rojo pertenece a Donglang.

Mientras el poder militar chino crece, estrategas indios están preocupados que el noreste del país esté vulnerable. La zona tiene una forma de navaja que oportunamente apunta hacia India. La triple frontera divide al estado indio de Sikkim al oeste y a Bután al este. Si China extiende su sistema de caminos hacia el sur, podría alcanzar una cresta. 100 kilómetros más al sur de la cresta se encuentra un punto muy vulnerable de India: un corredor de 21 kilómetros de ancho que conecta a India continental con sus ocho estados al noreste.

En última instancia, una solución pacífica queda en manos de Bután, el cual no ha expresado su postura. Si bien Bután e India han sido aliados debido a su legado colonial, se ha distanciado con el paso de los años, quedando una relación incómoda. De inclinarse a favor de China, podría haber consecuencias graves para el país.