Un parque en Shenzhen

China parece ir en camino a alcanzar sus metas de emisión de carbono nueve años antes de lo planeado bajo el Acuerdo de París, en un gran esfuerzo por combatir el cambio climático.

El mayor contaminante del mundo emite una cuarta parte de las emisiones al día de hoy, lo que hace que cualquier esfuerzo por combatir el cambio climático dependan en gran medida de este país.

Un análisis reciente demostró que las emisiones de China alcanzarán un punto máximo de 13 a 16 gigatones de CO2 entre el 2021 y el 2025, lo que varios investigadores llaman “una gran contribución” para alcanzar las metas del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura a menos de 2°C. La meta oficial es un punto máximo “alrededor del 2030”.

“Esto refleja que los esfuerzos de China por mitigar el cambio climático y la ‘nueva normalidad’ de la economía, desde alta velocidad a alta calidad, lo que podría hacer que las emisiones de CO2 lleguen a su punto máximo más temprano,” dice Haikun Waing de la Universidad de Nanjing. Su equipo sino-estadounidense calculó las fechas observando las emisiones históricas de carbón y datos del PIB en 50 ciudades chinas entre el 2000 y el 2016. Encontraron que las emisiones tienden a alcanzar un máximo de 10.2 toneladas de bióxido de carbono por persona cuando el PIB per cápita alcanza los 21 mil dólares.

Las ciudades son responsables del 35% de las emisiones totales en China, de lo cual los investigadores extrapolaron la imagen nacional, proyectando que alcanzará el punto máximo antes de tiempo. La posibilidad de que China llegue a la meta internacional impulsará a más pláticas sobre el cambio climático en las Naciones Unidas. Bajo el Acuerdo de París, los países deben entregar sus metas de carbono revisadas y mejoradas el año entrante.

La posibilidad de alcanzar un punto máximo antes ha llevado a cambiar la naturaleza de la economía china, una tendencia que probablemente continuará. “Conforme China se mueva en dirección a alta tecnología y a una economía de servicios, es probable que muestre cómo el paso a una economía baja en carbono y un crecimiento robusto y sustentable en una economía de mercado emergente puede ser realizable,” dice Nicholas Stern, de la London School of Economics. El pronóstico de alcanzar un punto máximo para el 2025 está en línea con el extremo inferior de otras proyecciones.

Sin embargo, Haikun y otros colegas admiten que no analizaron el efecto de ciudades menores, que tienen el potencial de desarrollarse más, así que es posible que las emisiones sean mayores. El think tank estadounidense World Resources Institute también dice que aunque más países están llegando a sus puntos máximos de emisiones, –57 lo harán para el 2030, más de 19 con respecto a 1990– aún no es suficiente para lograr que las emisiones lleguen a un punto máximo en los próximos años.

Fuente

Referencia bibliográfica: DOI: 10.1038/s41893-019-0339-6