Relaciones México - China

En cortos 15 años México ha pasado de ser el último país en permitir la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio a buscar abrirse camino para comerciar con China frente a un posible giro en las relaciones comerciales con Estados Unidos.

Mientras Estados Unidos se torna hacia un aislacionismo, México se muestra más amigable con China. El Secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray expresó que un objetivo es llegar a un mayor equilibrio. Pero la realidad es más complicada que eso.  Muchos expertos han señalado que las exportaciones a Estados Unidos y Canadá ocupan el 80% del total. Hace falta cambiar su modelo comercial. Para comenzar a comerciar con el mayor país exportador estos cambios no ocurrirán de la noche a la mañana.

Para México “No existen los milagros”

El investigador del Centro de Estudios China-México de la UNAM, Enrique Dussel Peters cuestiona la visión del gobierno mexicano. De acuerdo al investigador, “no existen los milagros”. No se opone a la diversificación de las exportaciones, pero México sólo contempla a China, a lo lejos. Aunque desde el 2003 China se ha vuelto el segundo mayor socio comercial de México, la relación es desigual. México no solo tiene problemas para mejorar la balanza comercial, sino que pueden exacerbarse en el corto plazo. El gobierno dejó pasar una oportunidad de oro para exportar productos al mercado chino.

Para poner un ejemplo, en 2016 las exportaciones de México a China fueron incluso menores que en el 2011. Dussel Peters señala que la escala del comercio mexicano todavía no está preparada para un desarrollo de relaciones con China. Le falta preparación a las empresas mexicanas. Incluso hace falta comprender las necesidades más básicas de los consumidores chinos. Los tomadores de decisiones no entienden la situación para exportar a China. Existe otro problema: La situación de cada provincia es distinta, hace falta un análisis profundo del mercado chino.

Tropiezos en las relaciones sino-mexicanas

El gobierno mexicano no puede firmar un acuerdo con China a la misma velocidad a la que Trump firma nuevas órdenes. Además en años recientes las relaciones sino-mexicanas han tenido altibajos. La cancelación del proyecto de Dragon Mart debido a su construcción cerca de una zona ecológica, y la cancelación del proyecto del tren México-Querétaro a manos de China Railway debido a que su contraparte mexicana, Grupo Higa, se vio involucrado en el escándalo de la Casa Blanca, han creado un distanciamiento entre ambos países. Días después de su cancelación, el Presidente Peña Nieto hizo una visita incómoda a Beijing para la cumbre del APEC.

Después de que Trump asumiera el cargo de Presidente de los Estados Unidos, llevó a cabo acciones como la inmediata cancelación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP). También amenazó con que construiría el muro y le pasaría la cuenta a México, y está empujando para renegociar el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte. Solo entonces el gobierno mexicano ha vuelto a considerar a Beijing como una alternativa. Sin embargo, expertos señalan que hace falta un mayor diálogo entre ambos países. A diferencia de países que exportan recursos naturales, como Brasil, Chile y Venezuela, México y China compiten en exportar productos con valor agregado a Estados Unidos. Esto hace más complicado una aproximación entre ambas partes.

¿Diversificación en las relaciones?

La actitud de Trump hacia México ha hecho que este pase de tener miras sólo hacia Estados Unidos a considerar a Europa y otros países y regiones, incluyendo a China. Dussel Peters cree que para Beijing, México representa un país importante desde el punto de vista geoestratégico. En donde Estados Unidos de marcha atrás, China podría ganar terreno. Pero tampoco es probable que se lleve cabo una inversión a gran escala en el país. Existe un riesgo debido a los súbitos cambios en las políticas de Trump. Cualquier aproximación a México debe hacerse con extrema precaución.

Por ahora, el Import-Export Bank of China ya anunció la construcción del parque industrial Hofusan en el estado de Nuevo León, en donde se instalarán más de 100 empresas, algunas de ellas se tiene proyectado que comiencen a operar en el 2018. En el estado de Hidalgo también se instalará JAC motors, la primera automotriz china traida con la cooperación de Carlos Slim.

Rodrigo es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM, cuenta con Maestría en Negocios Internacionales por la Universidad de Suzhou. Se especializa en temas de Asia Oriental. Traductor e intérprete consecutivo de japonés, chino, inglés y español, cuenta con experiencia en la industria automotriz e inversión. Es fundador de Qualli, una empresa de traducción y consultoría comercial.