En fechas recientes, China Daily, el periódico del gobierno en inglés declaró en un artículo que el acoso sexual era inexistente en China debido a su tradición cultural. Mientras tanto, de acuerdo al reporte anual en brecha de género del Foro Económico Mundial, China cayó una posición para estar en el lugar 100 de 144 países evaluados. ¿Cómo se presenta la brecha de género en China?

La mitad del cielo

“Las mujeres sostienen la mitad del cielo”. La frase Mao Zedong hace alusión a la importancia del rol de las mujeres en el progreso del país. Al hablar de género en China, se puede decir que la mujer ha alcanzado igualdad con el hombre en algunos aspectos. Es común ver mujeres con puestos oficiales altos o en áreas que en otras culturas se consideran exclusivamente masculinas. China es el país con mayor número de mujeres millonarias a nivel mundial. Debido a la política de hijo único que duró varias décadas los padres buscaban la mejor educación para sus hijas. Como resultado, hay mujeres cada vez mejor preparadas y con mejores expectativas de trabajo que en generaciones anteriores. El acoso en las calles es menor que en otros países, incluyendo a su vecino, Japón. Sin embargo, la brecha de género en China es visible en varios aspectos de la vida cotidiana.

Representación en los medios

De acuerdo a China Daily, “A los hombres chinos se les enseña a proteger a sus mujeres. El comportamiento inapropiado hacia las mujeres, incluyendo el acoso sexual contradice cada valor y costumbre tradicional china”. Varios internautas acusaron al periódico. Cientos de mujeres hablaron de sus experiencias o apuntaron a ejemplos prominentes que se han viralizado.

Los medios gubernamentales también son responsables de repetir estereotipos de género en su programación. De acuerdo a Leta Hong Fincher (autora de “Leftover Women: The resurgence of gender inequality in China”), “Los medios de gobierno empujan agresivamente normas tradicionales de género en las que las mujeres deben seguir el rol de buena esposa y madre que debe prepararse para tener bebés”.

La programación televisiva también es una herramienta que utiliza el gobierno para reafirmar los roles tradicionales de género. El gobierno central establece normas para contenidos televisivos. De acuerdo a éstas, la programación debe transmitir valores tradicionales chinos (familia, roles del hombre y la mujer, etc.). Varias feministas expresaron su inconformidad por la falta de representación en programas como “En el nombre del pueblo“. De acuerdo a ellas, los personajes femeninos son vacíos y representan roles tradicionales: Una empleada torpe, una ama de casa obediente y una mujer empresaria que se acuesta con otras personas para subir de puesto. Mientras tanto, sus contrapartes masculinas son oficiales de alto rango.

Además de los programas televisivos, los comerciales son otra forma de propagación de estereotipos. Los comerciales de artículos del hogar o de limpieza comúnmente incluyen a una mujer. IKEA, Audi y Baihe han sido criticados por representar a la mujer como un objeto.

Academia y género en China

Feng Gang, profesor de sociología de la Universidad de Zhejiang, escribió en Weibo: “La historia ha demostrado que la academia no es el dominio de las mujeres”. El profesor agregó después: “No tengo prejuicios contra las mujeres, simplemente no puedo soportar a mujeres con prejuicios”.

El profesor respondió así a una petición de alumnos que exigían su disculpa por un comentario del 2013. Feng Gang describió su experiencia al entrevistar candidatos en ese entonces. “Inesperadamente, habían cinco mujeres y un hombre -una proporción de género desequilibrada. Peor aún, ¡las mejores tres estudiantes eran mujeres! Durante el programa, raras veces se concentran en el estudio. A la mayoría de ellas sólo les importa conseguir un trabajo al terminar el programa. Me preocupan otros estudiantes que tienen verdadera ambición por el progreso académico.”.

El profesor eliminó su cuenta de Weibo luego de las críticas, pero se negó a pedir disculpas. El caso de Feng Gang no es único.  En 2013, un profesor asociado de la Universidad de Estudios Extranjeros de Guangdong afirmó que las mujeres no deberían tomar clases en la mañana para que tuvieran más tiempo de vestirse y arreglarse. De acuerdo al profesor, esto ayudaría a que los estudiantes masculinos estuvieran más motivados. En 2014, Luo Biliang, un oficial de Guangdong se negó a disculparse después de decir que las mujeres se “depreciaban” con un posgrado.

De acuerdo a un estudio realizado en el 2013, más de un tercio de las estudiantes universitarias dijeron haber experimentado violencia sexual o acoso. Un reporte del 2016 indica que 60% de las estudiantes de nivel superior se han sentido discriminadas por su género en China. Solamente 10% del profesorado de las escuelas de ingeniería son mujeres.

Acoso sexual en el trabajo

Existen leyes contra el acoso sexual y la discriminación de género, pero en raras ocasiones son implementadas. Varias ofertas de trabajo establecen claramente que sólo se aceptan aplicaciones de hombres. Hasta un 70% de las trabajadoras en fábricas en Guangzhou dijeron haber experimentado acoso sexual en el trabajo, de acuerdo a un estudio del 2013 de China Labour Bulletin.

Xiong Jing, directora ejecutiva de la Organización No Gubernamental Feminist voices afirmó que “Es muy común que en el trabajo se use el poder de un cargo superior de manera coercitiva para el acoso sexual en el trabajo”. Varias redes sociales han clausurado las cuentas de grupos como éste, y varias activistas han sido arrestadas con el pretexto de que portaban slogans ofensivos.

En la industria tecnológica la discriminación de género es aún mayor. De acuerdo a un reporte de Wall Street Journal, el acoso sexual de este sector es peor que en Silicon Valley. Wang Yijie, cofundadora de la startup Cloudfront Inc. cuenta su experiencia con inversionistas. Con frecuencia le preguntan si su esposo aprueba su negocio, o cómo equilibra el trabajo con su vida personal. En otros casos, los inversionistas han dicho claramente que no invertirán en compañías fundadas por mujeres.

Ciertamente existen varios casos de éxito. China es el país con mayor número de multimillonarias. De 78 emprendedoras que conforman la lista de Hurun, 49 provienen de China. Uno de los casos más representativos des el de Zhou Qunfei, directora de Lens Technology. Jean Liu, presidenta de Didi Chuxing (una aplicación similar a Uber) fundó una iniciativa para entrenar a futuras líderes en la compañía. Aún así, Didi es una de las empresas que publica ofertas sólo para hombres.

 

Salud

Cuarto del hospital donde Ma estaba ingresada

En septiembre de este año el suicidio de una mujer embarazada llamó la atención de muchos internautas chinos. La mujer, de apellido Ma, tenía 26 años y más de 41 semanas de embarazo cuando fue admitida en el hospital número 1 de Yulin en Shaanxi. De acuerdo a los reportes, la mujer se suicidó después de que la familia le negara el parto por cesárea. Los doctores habían determinado que el parto natural era muy arriesgado, y que la vía cesárea era más segura. Según la ley, la familia deben aprobar cualquier intervención quirúrgica antes de que sea llevada a cabo por los médicos.